Cuando se trata de agregar un nivel adicional de elegancia, hay pocas opciones tan atractivas como el repujado. Una técnica que añade ese toque extra de lujo a tu marca.

Investigaciones han demostrado efectos entre las características táctiles de un producto y su presentación. De hecho, los consumidores infieren las propiedades del producto a partir del empaque. Por ejemplo, la atención a los detalles en una caja para licores aumenta la calidad percibida de la bebida que contiene. Pero, ¿a qué se debe esto?

En primer lugar, el sentido del tacto ha sido popular entre los diseñadores de productos. Investigaciones han demostrado que empaques con atributos táctiles, como las propiedades materiales del repujado, influyen positivamente en la percepción del consumidor.

Cuando la textura del empaque proporciona información sensorial, el consumidor desarrolla expectativas que serán o no respaldadas durante el consumo. Tales expectativas están vinculadas a la congruencia percibida entre empaque y calidad.

repujado en packaging

En la aplicación del repujado, hay distintos tipos de resultados muy atractivos. Pero expliquemos primero cuál es el proceso y algunas ideas para tu próximo proyecto de impresión.

¿En qué consiste el proceso de repujado?

El proceso de repujado consiste en la creación de una placa de metal, llamada matriz, con el gráfico en relieve que desea grabarse. Popularmente el repujado puede ser del logo de tu compañía, nombre del producto o alguna gráfica del diseño. Definidos los elementos a resaltar, se elaboran las placas. 

Los troqueles de repujado están hechos de un material resistente metálico. La selección del material dependerá de la búsqueda de reutilización o el nivel de detalle requerido para el diseño. El uso de materiales resistentes permitirá a su vez generar el mismo efecto reiteradas veces, para pedidos masivos.

Para comenzar el proceso de repujado, el sustrato se coloca entre la platina y el troquel. Se usa luego una máquina troqueladora para presionar el diseño de la placa  al sustrato. El resultado es una copia en relieve exacta del diseño de tu marca. 

Distintas formas de usar el repujado

Al momento que aplicas un proceso de repujado a la imagen de tu producto le estás hablando al cliente. Naturalmente, este tipo de elementos visuales mejoran el valor percibido. Por lo tanto, se asocia a productos de muy alta calidad. Ya que no sólo añades una percepción de lujo. Envías un mensaje del esfuerzo y cuidado extra a los detalles.

Adicionalmente, en el repujado de elementos como el logotipo, aumentas la probabilidad de que este sea recordado. En un mundo comercial tan competitivo, ayudas a reforzar aún más tu identidad de marca. Algo fantástico no sólo para el packaging de distintos segmentos comerciales e industriales.

repujado en el diseño de cajas

En líneas generales, el repujado agrega textura al producto. Y hace que se vea más emocionante visualmente, ya que al tacto cautiva a un cliente potencial. Nunca subestimes el poder del tacto.

A su vez, al incluir un área de repujado añades tridimensionalidad a determinados elementos. Y es una cualidad conveniente para datos clave, como detalles del producto o información de contacto.

En Litotec estamos dando respuesta constante a pedidos con repujado. Nuestros asesores podrán ayudarte en cada paso del proceso. Desde decidir tus necesidades, qué tipo de empaque se adaptan mejor, y cuáles métodos aplicar. 

Para cotizaciones puedes escribirnos vía Whatsapp o por medio de un correo electrónico. Igualmente síguenos en nuestras plataformas de FacebookLinkedin e Instagram.

Lista de Deseos 0